Las boticas catalanas y valencianas ven pasar los años sin recibir soluciones a la deuda cíclica que sufren

FUENTE: El Global

Comunidades autónomas como CanariasCastilla-La ManchaBaleares parecen haber aparcado los ‘fantasmas’ de los impagos de recetas a farmacias. También parecen haber hecho lo propio Comunidad ValencianaCataluña. Con una importante salvedad entre ambos grupos. Las primeras pueden ‘olvidarse’ de este problema tras haber solucionado situaciones pasadas que, de momento, no tienen réplicas en la actualidad. Los segundos también parecen haberse ‘olvidado’ del problema... dado el tiempo que acumulan sin presentar solución alguna que solvente la deuda que aún mantienen con sus farmacias.

Aunque también lo hacen los colegios farmacéuticos, la patronal farmacéutica nacional FEFE ha sido la última entidad en recordar —por si alguien se había olvidado, en especial en los despachos de las consejerías— que los pagos de recetas en estas regiones “distan mucho de estar normalizados”. Los farmacéuticos valencianos pueden dar fe de ello. En esta región, la noticia es que “no hay noticia” en los últimos tres años. Arrastrar una mensualidad pendiente de abono por parte de su Generalitat se ha convertido, por desgracia, en algo prácticamente rutinario.

Las hemerotecas corroboran que las boticas de Comunidad Valenciana revivieron en 2012 los impagos (tras una primera experiencia de 2008 a 2011) y que, tras un periodo en el que la deuda crecía y aminoraba según el periodo, despidieron 2014 con una factura pendiente de abono. La misma forma con la que despidieron 2015 (una mensualidad), 2016... Y con la que conviven actualmente: 96,5 millones, correspondientes a las recetas de abril. Una factura que se prevé cobrar este 30 de junio, fecha en la que pasará a computar como deuda la factura de mayo, que es la que en condiciones normales debería ser sufragada. Ese es el ritmo que mantienen los pagos en Comunidad Valenciana desde hace más de 40 meses.

Al margen de haberse acostumbrado a esta situación, o que es peor, sin atisbarse novedades al menos a corto plazo. “Lamentablemente, nos hemos adaptado a esta situación de pseudoregularidad en los pagos. La regularidad es positiva, pero no paramos de insistir en que subsane por completo la deuda”, indicaba recientemente a EG Fe Ballestero, presidenta del COF de Alicante. “Estamos constantemente pidiendo una solución tanto a la Consejería de Sanidad como de Hacienda. Si se mantiene la situación, nos tocará hablar con el Ministerio de Hacienda”, expone su homólogo del COF de Valencia, Jaime Giner.

El representante del colegio valenciano lamenta esa “rutina” en la que se han convertido los impagos y recuerda que, “ante cada impago hay una reclamación de intereses de demora; la Generalitat se está financiando con las farmacias a un interés del 8 por ciento”.

En este sentido, el consejero de Hacienda de la Generalitat Valenciana, Vicent Soler, anunció a finales de mayo un acuerdo con el Ministerio de Hacienda para la apertura del Fondo de Liquidez Autonómico 2017, que supondrá una financiación de 1.622 millones para el pago de facturas a proveedores. Incluso, ya se ha recibido una primera partida de 207 millones de euros —tramo entre enero y mayo— de los que la Generalitat indica haber destinado 116 millones a Farmacia.

¿Será suficiente el FLA de 2017 para poner a cero el contador de la deuda? Hay motivos para desconfiar. Este mecanismo no ha solventado la deuda en ejercicios anteriores y la Generalitat ya ha indicado a los propios colegios que otros proveedores del sector sanitario y social tienen “prioridad” en el reparto.

Cataluña: el último ‘paso’, en 2016

También en Cataluña la noticia es que “no hay noticia” respecto a una posible subsanación de la deuda que la Administración mantiene con sus farmacias. En su caso, de forma ininterrumpida desde 2011. Ahora bien, en este caso la Generalitat sí movió ficha en junio de 2016, cuando presentó un nuevo calendario de pagos a los colegios a fin de reducir el retraso en el pago a 25 días (respecto a la fecha que marca el concierto). Ello significó un ‘mordisco’ a la deuda hasta rebajarla a una mensualidad.

Bien es cierto que, desde entonces, ha cumplido su “compromiso” de mantener este calendario. Por contra, no ha dado muestras de dar nuevos pasos y atajar por completo el problema. En este sentido, en una entrevista concedida a EG, el consejero de Salud de Cataluña, Toni Comín, recordaba que esta reducción de los tiempos de cobro era “una medalla” que colgar a la Consejería de Economía, y que también dependerá de ella cualquier cambio al respecto.

AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies. Aceptar Más información