El Micof valenciano ofrece consejos ante quemaduras solares, gastroenteritis, otitis o picaduras de medusas y mosquitos

FUENTE: El Global

Con el inicio del verano el Muy Ilustre Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valencia (MICOF) incide en la importancia de extremar las precauciones con los más pequeños durante la época estival dado que en esta época los niños pueden sufrir diversos problemas de salud como otitis, conjuntivitis, insolaciones o quemaduras solares.

Quemaduras solares

En este sentido destacan la gran importancia de que los padres acudan a la farmacia a la hora de adquirir el fotoprotector infantil, dado que los niños tienen la piel más delicada y requieren de unos mayores cuidados. El farmacéutico, como profesional sanitario, asesora de forma personalizada sobre el fotoprotector más adecuado para cada caso. “Aunque existen fotoprotectores a partir de cero meses, para la radiación indirecta que pueda sufrir, es recomendable evitar la exposición directa al sol de los niños menores de 1 año. Además, se aconseja utilizar filtros físicos en menores de 3 años”, insisten desde el MICOF. Lo ideal, tal y como comentan, es que se utilice una crema de pantalla total o factor 50, porque “nos aplicamos solo 1/4 parte de la cantidad de producto que los laboratorios utilizan para medir este factor” explica la vocal de dermofarmacia MªLuisa Bertomeu. Además, recomiendan que sea resistente al agua y a la fricción, para que se adapte a sus juegos en el agua y a su forma de secarse, ya que así después de bañarte te seguirá protegiendo.

Desde el MICOF apuntan que es fundamental concienciar al niño de la importancia de la fotoprotección y que esto solo se consigue dando ejemplo. Dado que entre un 50-80 por ciento del daño inducido por la exposición solar se realiza durante la infancia y la adolescencia si se redujera la radiación UV en la infancia, podría disminuirse de forma significativa la incidencia del cáncer de piel.

Además de la piel, también es importante proteger la vista de los niños porque su cristalino es más permeable a los rayos nocivos. Por ello los farmacéuticos recomienda el uso con gafas de sol adecuadas. “Siempre hay que comprar gafas con filtros de protección ocular, homologadas para bebés y niños, que lleven siempre el distintivo CE, realizadas con materiales resistentes y que a la vez sean cómodas para el niño y con goma detrás para evitar que se las quiten” apunta Bertomeu.

Gastroenteritis

Las altas temperaturas pueden afectar a los alimentos y provocar gastroenteritis infantil por ello el Colegio incide en extremar las precauciones para prevenirla, con un correcto lavado de manos y una adecuada manipulación de los alimentos. Con esta enfermedad el niño puede deshidratarse fácilmente de ahí la detección precoz de signos de deshidratación para evitar la progresión con otras complicaciones. En este caso “hay que fijarse en mucosas, el comportamiento o los ojos, entre otros. Por ello hay que comprobar que las mucosas no estén secas, que el menor no esté Irritable o letárgico y que los ojos no estén hundidos, de lo contrario hay que acudir al médico” señalan los farmacéuticos.

En casos sin fiebre, se pueden optar por las sales de rehidratación oral que es un método de tratamiento sencillo, eficaz y barato, independientemente del agente que lo cause, y debe ofrecerse en tomas fraccionadas y de pequeño volumen (mejor con cucharilla y/o jeringuilla).

Otitis

Una de las enfermedades más frecuentes en la etapa infantil es la otitis. Más de 90% de los niños han tenido uno o más episodios y la mayoría de los casos ocurre antes de los tres años.

En este caso, la mejor arma es la prevención, por ello es importantísimo utilizar tapones, para impedir que entre agua en el oído, evitar los cambios bruscos de temperatura y no permanecer demasiado tiempo en el agua. Para aliviar el dolor de oído, apuntan, los padres pueden colocar una compresa de algodón tibia o caliente sobre el lugar afectado y tomar analgésicos. No obstante, si la molestia persiste o hay fiebre lo mejor es acudir al médico.

Picaduras

En las playas encontramos otros problemas como las picaduras de medusa. Hoy en día hay distintos fotoprotectores que llevan repelente, imitando el sistema protector que tiene el pez payaso pero, no obstante, hay que evitar bañarse en zonas con abundancia de medusas

La vocal de dermofarmacia apunta que “si ya hay picadura, no se debe lavar la zona con agua dulce, agua caliente o hielo. Debemos evitar también frotar la zona o que el niño se rasque. Si no puede valorar el caso inmediatamente ninguna persona cualificada, se limpiará la zona con vinagre o con agua de mar y se cubrirá hasta recibir atención médica”.

Además de las medusas, los mosquitos también están presentes. Para evitar las picaduras es recomendable utilizar un producto específico para repeler, con un excelente perfil de eficacia y seguridad. Este tipo de productos forman una barrera protectora para evitar picaduras hasta de mosquito tigre y otros insectos y tienen una duración de unas 6h. Normalmente son productos para 2-3 años por lo que, en el caso de los bebés, habrá que buscar un producto más específico.

En este sentido, los farmacéuticos recuerdan “no vaporizar directamente en la cara, sino extender después de echar en las manos y lavar muy bien las manos al acabar” y recuerdan que, si existiera picadura, “en la farmacia disponen de cremas que alivian el picor y parches muy cómodos que evitan el rascado”.

AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies. Aceptar Más información