Farmacéuticos denuncian que la Comunitat sufre falta de suministro en casi medio millar de tratamientos. En uno de cada cinco casos de desabastecimiento, el usuario debe regresar al médico a por una receta alternativa

FUENTE: Las Provincias

 

La Comunitat sufre, en la actualidad, una carencia significativa de entre 400 y 450 medicamentos, aunque en cuatro de cada cinco casos, aproximadamente, los farmacéuticos pueden proponer a los pacientes una alternativa a la medicina recetada por su doctor. Sin embargo, siempre es el usuario el que decide o no aceptar esta recomendación. En ese 20% restante de las situaciones de carestía farmacológica, los usuarios se ven obligados a acudir de nuevo a la consulta para que su médico les prescriba un tratamiento alternativo o, en el peor de los casos, recurrir a los centros hospitalarios, puesto que no se cuenta en ese momento con un sustitutivo al medicamento requerido.

Así lo apunta el secretario del Colegio de Farmacéuticos de Valencia, Vicente Colomer, quien destaca que, pese a estas carencias de medicinas, la mayor parte de los pacientes siguen atendidos gracias a los conocimientos y la formación del colectivo que, además, en esos casos está amparado legalmente para proponer alternativas y para recomendar fármacos que cumplan con el objetivo marcado para el medicamento recetado, pero que no se encuentra en las estanterías de los establecimientos. Sin embargo, no sucede así en todas las situaciones. Existen recetas en las que los boticarios no pueden proponer otros fármacos, de ahí que los usuarios deban acudir, de nuevo, al facultativo para que estudie una tratamiento alternativo al prescrito inicialmente.

Para obtener esta cifra de desabastecimiento de fármacos, Colomer se basa en el sistema de alerta que los establecimientos utilizan para comunicar cuando tienen carestía de alguna referencia. Apunta que, si se tuvieran en cuenta todos los medicamentos que alguna farmacia ha comunicado que no le han servido, se contabilizarían más de un millar. Pero de ellos, entre 400 y 450 presentan una falta de suministro significativa.

También hay que tener en cuenta que parte de estas referencias que no se encuentran no hacen referencia a todas las presentaciones posibles de un mismo medicamento (en cajas con cantidades distintas de pastillas, por ejemplo), por lo que un medicamento puede aparecer como nos disponible en alguna de sus presentaciones, pero contar con stock en otras. Referencias de medicamentos cardioprotectores, como Adiro 100 o AAS 100, o el antiarrítmico Apocard son algunos de los últimos casos o los que más inquietud generando al no encontrarlos.

El secretario del colegio quiso insistir en el tiempo y esfuerzo que invierten los profesionales de este sector para, por un lado, alimentar el sistema de alertas y, por otro, en poder determinar qué medicamento puede ser la alternativa al fármaco no disponible recetado por el médico.

Los motivos por lo que en un determinado momento no está disponible un medicamento son muy variados. Según la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), como recoge en su informe del primer semestre del año, en el 38% de las ocasiones la carestía se debe a problemas de fabricación, el 21% a retrasos en la entrega del producto, y otro 12% por rotura del stock por el incremento no previsto en las ventas. Dificultades para conseguir el principio activo (4%), problemas de calidad (2%) o que la fabricación sea discontinua (2%) son otros de los motivos. En el 21% restante confluyen varias de las razones anteriores.

Fuentes conocedoras del proceso también argumentan otra explicación. Las compañías farmacéuticas se basan en criterios sanitarios para la distribución de medicamentos, pero también económicos y España es uno de los países europeos que cuentan con los precios de medicamentos más reducidos, de ahí que, ante problemas de stock, las compañías apuesten más por otros países para sus ventas.

Fármacos para el sistema nervioso, principal carencia

En relación con el grupo terapéutico para el que se destinan, y en números absolutos, durante el primer semestre del año, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) ha detectado que las mayores carencias se encuentran en los fármacos relativos al sistema nervioso, al cardiovascular y los antiinfecciosos.

Sin embargo, y teniendo en cuenta la proporción que representan sobre el total de medicamentos autorizados, los problemas de suministro se han concentrado más en, por este orden, medicinas previstas para el sistema cardiovascular, antiinfecciosos, antineoplásicos e inmunomoduladores, órganos de los sentidos, preparados hormonales sistémicos y antiparasitarios. En todos ellos, la proporción sobre el total de medicamentos con problemas de suministro es mayor que lo que representan sobre el total de medicamentos autorizados.

Por otra parte, desde la agencia estatal también se apunta que la mediana de la duración en días de falta de medicamentos asciende a 42 jornadas, aunque el abanico para calcular el tiempo de desabastecimiento de cada medicamento es muy amplio y no en todas las regiones es igual.

En relación a la afección asistencial que tienen estas carencias, la Aemps calcula que en el 28% de los casos el impacto es nulo (corta duración del problema que se solventa con las unidades existentes en el canal de distribución), mientras que en otro 52% es menor (se puede sustituir por otro). En el 6% de los casos es medio (debe prescribir una alternativa el médico) y en el 14% restante es mayor (no hay alternativas).

AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies. Aceptar Más información