Los programas de vacunación incluyen recomendaciones destinadas a grupos de riesgo, tanto para la población adulta como infantil

La incorporación de las vacunas como medida de prevención de enfermedades ha supuesto un cambio en la situación epidemiológica a nivel mundial. Los programas sistemáticos de vacunación han contribuido a la erradicación de enfermedades como la viruela, la interrupción de la transmisión de la poliomielitis en casi todo el mundo y al control de enfermedades como el sarampión, el tétanos, la difteria, la rubeola o la enfermedad invasiva por Haemophilus influenzae, entre otras. La mejor prueba de ello es el resurgimiento de enfermedades infecciosas como el sarampión cuando caen las coberturas vacunales.

Cada 1 de enero, el Comité Asesor de Vacunas (CAV) publica el calendario con las recomendaciones de vacunación sistemática en la población general. Sin embargo, cada Comunidad Autónoma es responsable de definir el calendario con las vacunas que serán financiadas.  Ante esta situación, la Asociación Española de Pediatría (AEP) defiende la importancia de informar sobre las vacunas recomendadas y no sólo de las financiadas.

Posiblemente, el calendario más conocido sea el de vacunación infantil, pero también está disponible un calendario para población adulta. Además, existen recomendaciones específicas para grupos de riesgo.

CALENDARIO INFANTIL

A lo largo de la infancia se cuenta con una programación vacunal para la prevención de ciertas enfermedades que han sido históricamente causa de un importante riesgo.

En el siguiente cuadro se expone el calendario de vacunación infantil propuesto para este año 2019 por la AEP, incluyendo las vacunas financiadas y las no financiadas. Entre las no financiadas pero recomendadas se encuentran las vacunas frente al meningococo B, rotavirus y el virus del papiloma humano (VPH) en el caso de chicos preferentemente a los 12 años.

POBLACIÓN INFANTIL CON CONDICIONES DE RIESGO

El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud publicó en 2018 el calendario de vacunación específica en niños y adolescentes menores de 18 años con condiciones de riesgo. A continuación se exponen los casos descritos:

Embarazo: se recomienda la vacunación frente a la gripe y 1 dosis de la vacuna para tétanos-difteria-tosferina entre las semanas 27 a 36 de embarazo, en cada embarazo.

Inmunodepresión (excepto VIH): se recomienda la vacunación anual frente a la gripe y para la enfermedad meningocócica (con la vacuna secuencial VNC13+VNP23).

Infección VIH: se recomienda la vacunación anual frente a la gripe y para Haemophilus influenzae tipo B, hepatitis A y B, enfermedad meningocócica ACWY, VPH (tanto en varones como en mujeres) y enfermedad neumocócica (con VNC13+VNP23). En el caso de no responder frente a una primera pauta de vacunación frente a la hepatitis B, se administrará la pauta para adultos (0, 1 y 6 meses).

Asplenia, deficiencias del complemento y tratamiento con eculizumab: se recomienda la vacunación anual frente a la gripe y para Haemophilus influenzae tipo B, las enfermedades meningocócicas ACWY y B y enfermedad neumocócica (con VNC13+VNP23).

Enfermedad renal crónica avanzada y hemodiálisis: se recomienda la vacunación anual frente a la gripe y para la enfermedad neumocócica (con VNC13+VNP23). Además, se aconseja utilizar vacunas de alta carga antigénica o específica para diálisis o prediálisis frente a la hepatitis B a partir de los 15 años.

Enfermedad cardiovascular y respiratoria crónica: se recomienda la vacunación anual frente a la gripe y para la enfermedad neumocócica (con VNP23).

Enfermedad hepática crónica: se recomienda la vacunación anual frente a la gripe y para hepatitis A y B y la enfermedad neumocócica (con VNP23). En caso de cirrosis hepática, la vacunación frente a la enfermedad neumocócica será con VNC13+VNP23.

Fístula de LCR. Implante coclear: se recomienda la vacunación anual frente a la gripe y para enfermedad neumocócica (con VNC13+VNP23).

La vacuna triple vírica (sarampión-rubeola-partotiditis) y para la varicela están contraindicadas en casos de embarazo, inmunodepresión e infección por VIH cuando el recuento de linfocitos CD4 es inferior a 200/μl. En cambio, la vacuna triple vírica está recomendada en el resto de casos en pacientes susceptibles de infección que hayan sido vacunados con anterioridad (pauta con 2 dosis) y la vacuna de la varicela en los que no tengan antecedentes de infección ni vacunación previa. Del mismo modo, la vacuna frente a difteria-tétanos-tosferina, a excepción de embarazo, está recomendada en pacientes susceptibles de infección o con vacunación incompleta (con DTPa de alta carga, dTpa de baja carga o sólo Td tosferina).

CALENDARIO DE VACUNACIÓN EN PERSONAS ADULTAS SANAS

La Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública hizo público en 2019 el calendario con las recomendaciones de vacunación en personas adultas. Entre las vacunas aconsejadas se encuentran: gripe, tétanos-difteria, sarampión-rubeola-parotiditis, varicela, hepatitis B, neumococo, meningococo C y VPH.

La vacuna antigripal y la del neumococo sólo están recomendadas en mayores de 65 años. Es necesaria una dosis anual de la vacuna antigripal, debido a que cada año contiene las cepas que, de acuerdo con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con más probabilidad causarán la enfermedad en la temporada entrante. En cambio, es suficiente con una dosis única de la vacuna frente al neumococo y no son necesarias dosis de recuerdo.

La vacuna frente a tétanos y difteria debe completarse en menores de 65 años si no han recibido las 5 dosis durante la infancia. En el caso de los mayores de 65 años será suficiente con 1 dosis única o completar la vacunación si no han recibido las 5 dosis.

En general, se recomienda la vacunación entre los 15 y 18 años frente a la hepatitis B (3 dosis siguiendo la pauta de 0, 1 y 6 meses), el meningococo C (1 dosis en personas no vacunadas a partir de los 10 años) y el VPH en mujeres sin vacunar (siguiendo la pauta 0, 1-2, 6 meses).

En personas susceptibles de infección entre los 15 y los 64 años se aconsejan 2 dosis la vacuna triple vírica y la vacuna de la varicela. Se considera que se ha adquirido inmunidad frente al sarampión, la rubeola y la parotiditis con la vacuna triple vírica cuando se ha completado la vacunación con 2 dosis, por lo que serán susceptibles aquellas personas no vacunadas y que hayan nacido en España a partir de 1970. En aquellos casos en los que se haya recibido con anterioridad 1 única dosis, se deberá administrar 1 dosis de la vacuna en lugar de 2 para completar la inmunización. Por otra parte, se considera que una persona es susceptible de sufrir la varicela cuando no haya sido vacunada con anterioridad y dé un resultado negativo a la prueba serológica (que permite detectar la presencia de anticuerpos en sangre), por lo que deberá recibir 2 dosis de la vacuna. En aquellos casos en los que se haya recibido previamente 1 única dosis, se administrará una segunda dosis sin necesidad de serología previa.

ADULTOS CON CONDICIONES DE RIESGO

Ciertas vacunas pueden estar también recomendadas en personas que cumplan con una condición de riesgo que les haga susceptibles de padecer esa enfermedad. Por ello, se han desarrollado programas de vacunación específica, aunque para el resto de la población algunas vacunas no estén directamente indicadas.

Embarazo: se recomienda la vacunación frente a la gripe si el embarazo coincide con la temporada gripal y 1 dosis de la vacuna del tétanos-difteria-tosferina (con dTpa de baja carga); ambas entre las semanas 27 a 36 de embarazo, en cada embarazo.

Inmunodepresión (excepto VIH): se recomienda la vacunación anual frente a la gripe y para la enfermedad meningocócica con la vacuna secuencial VNC13+VNP23.

Infección VIH: se recomienda la vacunación anual frente a la gripe y para la hepatitis A, hepatitis B, enfermedad neumocócica (con VNC13+VNP23), enfermedad meningocócica ACWY, VPH y herpes zóster.

Asplenia, deficiencias del complemento y tratamiento con inmunomoduladores biológicos y Ac monoclonales: se recomienda la vacunación anual frente a la gripe y para la enfermedad neumocócica (con VNC13+VNP23), enfermedades meningocócicas ACWY y B, y Haemophilus influenzae tipo B (con 1 única dosis independientemente de la vacunación previa).

Enfermedad renal crónica avanzada y hemodiálisis: se recomienda la vacunación anual frente a la gripe y para la enfermedad neumocócica (con VNC13+VNP23). Además, se aconseja utilizar vacunas de alta carga antigénica frente a la hepatitis B.

Enfermedad cardiovascular y respiratoria crónica: se recomienda la vacunación anual frente a la gripe y para hepatitis A y B y la enfermedad neumocócica (con VNP23).

Hepatopatía crónica y alcoholismo crónico: se recomienda la vacunación anual frente a la gripe y para la enfermedad neumocócica (con VNP23) y hepatitis A y B.

Personal sanitario: se recomienda la vacunación anual frente a la gripe y para tétanos-difteria-tosferina (con dTpa baja carga y para aquellos que trabajan en urgencias, UCI, pediatría y neonatos), hepatitis B y meningococo B (sólo en personal de laboratorio expuesto al meningococo).

Tabaquismo: se recomienda la vacunación anual frente a la gripe.

Hombres que tienen sexo con hombres: se recomienda la vacunación frente a la hepatitis A y B y VPH.

Mujeres con extirpación de cérvix: se recomienda la vacunación frente al VPH con 3 dosis, preferentemente antes de la intervención una vez se haya realizado el diagnóstico.

En todos estos grupos existe una recomendación general de la vacunación frente a tétanos-difteria en personas con vacunación ausente o incompleta hasta completar 5 dosis.

Al igual que en la población infantil con condiciones de riesgo, la vacuna triple vírica y para la varicela están contraindicadas en casos de embarazo, inmunodepresión e infección por VIH (cuando el recuento de linfocitos CD4 es inferior a 200/μl). En cambio, están recomendadas si se es susceptible de contagio en caso de infección por VIH con un recuento de linfocitos CD4 igual o superior a 200/μl y en las siguientes situaciones: asplenia, deficiencias del complemento, tratamiento con inmunomoduladores biológicos y anticuerpos monoclonales, enfermedad renal crónica avanzada y hemodiálisis, enfermedad cardiovascular y respiratoria crónica, hepatopatía crónica y alcoholismo crónico, así como en el personal sanitario (incluyendo estudiantes en centros sanitarios en el caso de  la triple vírica y la vacuna frente a la varicela).

Las recomendaciones de vacunación frente a la hepatitis A son específicas para personas con riesgo de infección. Será necesaria 1 primera dosis y otra de recuerdo a los 6 meses y realizar marcadores prevacunales en nacidos antes de 1977. En el caso de la hepatitis B, también se recomienda realizar marcadores serológicos (anti-HC, anti-HBs, AgHBS) antes de vacunar a personas con riesgo.

Es importante tener presente que toda recomendación de vacunación deberá ir acompañada de una receta médica, debido a que algunos casos pueden requerir de valoración individualizada. Ante cualquier duda, siempre puede consultar con tu médico o farmacéutico.

Farmacias abiertas y de urgencia más cercanas
AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies. Aceptar Más información