La gripe se propaga rápidamente ya que se transmite a través de gotículas (gotas muy pequeñas) y partículas que se expulsan cuando se estornuda o se tose.

La campaña contra la gripe arranca con el objetivo de superar las tasas de vacunación del 54% registradas en España el último año, las cuales siguen estando muy por debajo de las que recomienda la Organización Mundial de Salud, del 75%. Como siempre, la campaña irá sobre todo dirigida a proteger a la población de riesgo y a concienciar al personal sanitario de la importancia de incluirse entre los vacunados.

La gripe es la infección producida por tres virus que son A, B y C, pero el virus C no se incluyen en las vacunas porque su incidencia es baja y la infección que provoca por lo general, es asintomática. Como está en la naturaleza de los virus, se producen unas mutaciones en su estructura, por lo que cada año es necesario vacunarse. Las nuevas vacunas se hacen según las mutaciones de los virus.

Además, la gripe se propaga rápidamente ya que se transmite a través de gotículas (gotas muy pequeñas) y partículas que se expulsan cuando se estornuda o se tose.

Esta infección afecta al sistema respiratorio que engloba la garganta, la nariz, los bronquios y en algunas ocasiones, en los pulmones. Una vez se infecta a la persona, aparecen síntomas característicos y leves como la fiebre alta, el dolor muscular, de cabeza y de garganta, la tos e incluso el moqueo. Todos estos síntomas, producen una sensación de malestar general.

Por lo general, la previsión de recuperación se estima en una semana, aunque no todos los síntomas desaparecen como la tos o el moqueo que pueden permanecer dos semanas más. Cabe destacar que, aunque la infección remite en una semana, existen grupos de riesgo que esta simple infección derive en complicaciones médicas importantes asociado a las condiciones crónicas que los pacientes presenten.

Los grupos de riesgo que hemos incluido en la infografía son:

  • Personas mayores de 65 años.
  • Adultos y niños con patologías crónicas.
  • Personas medicadas con eculizumab y ácido acetilsalicílico.
  • Mujeres embarazadas.
  • Personal sanitario, trabajadores sociales, empleados de residencias de ancianos…

Unas medidas de prevención de contagio del virus son:

  • Utilizar un pañuelo desechable al estornudar.
  • Lavarse las manos después de estornudar.
  • Beber bebidas calientes.
  • Ventilar periódicamente las habitaciones.
  • Evitar los locales cerrados y cargados de humo.
  • Vacunar a personas que convivan con pacientes de alto riesgo.

A través de estas medidas preventivas, se pueden evitar una mayor propagación de la gripe, reduciendo entonces el número de personas infectadas y las enfermedades respiratorias.

Desde el MICOF hemos elaborado la siguiente infografía para concienciar sobre la importancia de la vacunación contra la gripe.

Farmacias abiertas y de urgencia más cercanas
AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies. Aceptar Más información