Funciona mediante la administración de dosis precisas de ondas sonoras al tejido prostático enfermo al tiempo que evita el tejido nervioso sano que rodea la próstata.

FUENTE: ABC

TULSA o ablación transuretral por ultrasonido guiada por Resonancia Magnética (IRM) puede ser la solución sin cicatrices para las personas con cáncer de próstata. El nuevo procedimiento está guiado por IRM que utiliza ultrasonido de forma terapéutica para eliminar el tumor con efectos secundarios mínimos. Los nuevos datos presentados durante la reunión anual de la Sociedad Radiológica de América del Norte (RSNA) confirman que esta técnica libre de incisiones también podría usarse para tratar el agrandamiento benigno de la glándula prostática o hiperplasia benigna de próstata.

El cáncer de próstata es la segunda causa principal de muerte por cáncer en hombres después del cáncer de pulmón. El tratamiento de la enfermedad en la glándula pequeña que rodea la uretra justo afuera de la vejiga es un desafío. La cirugía y la radiación no siempre son efectivas y pueden provocar incontinencia, impotencia y disfunción intestinal.

En los últimos años, un método mínimamente invasivo llamado TULSA se ha convertido en una opción de tratamiento prometedora. TULSA funciona mediante la administración de dosis precisas de ondas sonoras al tejido prostático enfermo al tiempo que evita el tejido nervioso sano que rodea la próstata.

TULSA se basa en un dispositivo en forma de varilla que se inserta en la uretra. El nuevo dispositivo tiene 10 elementos generadores de ultrasonido que pueden cubrir toda la glándula prostática. Uno o más de los elementos se utilizan para enviar ondas de sonido que calientan y destruyen el tejido prostático objetivo. Los elementos son controlados automáticamente por un algoritmo de software que puede ajustar la forma, dirección y fuerza del haz de ultrasonido terapéutico. Todo el procedimiento se realiza en un escáner de resonancia magnética para que los médicos puedan controlar de cerca el tratamiento y evaluar el grado y la ubicación del calentamiento.

«A diferencia de otros sistemas de ultrasonido, TULSA es capaz de monitorizar el proceso de ablación por ultrasonido en tiempo real y obtener retroalimentación de resonancia magnética inmediata de la dosis térmica y la eficacia», explicó el coautor del estudio Steven S. Raman, MD, de la Universidad de California en Los Ángeles (EE.UU.). «Es un procedimiento ambulatorio con un tiempo de recuperación mínimo».

En el nuevo estudio multicéntrico, los investigadores informaron sobre los resultados a 12 meses del ensayo clínico de ablación TULSA-PRO® (TACT) que incluyó a 115 hombres, de 65 años media, con cáncer de próstata confinado en glándulas de riesgo bajo o intermedio localizado. Los médicos administraron el tratamiento con TULSA a toda la glándula. El tiempo de tratamiento promedió 51 minutos.

El volumen de la próstata en el grupo de estudio disminuyó en promedio de 39 centímetros cúbicos antes del tratamiento a 3,8 centímetros cúbicos al año después del tratamiento. En general, el cáncer clínicamente significativo se eliminó en el 80% de los participantes del estudio. Setenta y dos de 111 hombres, o el 65%, no tenían evidencia de cáncer en la biopsia después de un año. Los niveles sanguíneos de antígeno prostático específico (PSA), un marcador de cáncer de próstata, disminuyeron en una mediana del 95%. Además, hubo bajas tasas de toxicidad severa y sin complicaciones intestinales.

«Observamos muy buenos resultados en los pacientes, con una reducción dramática de más del 90% en el volumen de la próstata y bajas tasas de impotencia con casi ninguna incontinencia», dijo Raman.

Aprobado para uso clínico en Europa, TULSA acaba de recibir la aprobación de la FDA 510 (k) para la ablación del tejido prostático en EE.UU. Suponiendo que los estudios de seguimiento respalden los resultados preliminares, la técnica podría convertirse en una herramienta importante para tratar tanto el cáncer de próstata como la hiperplasia prostática benigna.

«Hay dos cosas muy únicas sobre este sistema -sostiene Raman-. Primero, puedes controlar con mucha más delicadeza dónde vas a tratar, preservando la continencia y la función sexual. Segundo, puedes hacer esto para el cáncer de próstata difuso y localizado y las enfermedades benignas, incluida la hiperplasia benigna».

Además, TULSA permite un tratamiento adicional si es necesario, señaló. Si falla, entonces el procedimiento puede repetirse y aún se pueden usar enfoques invasivos más agresivos como la cirugía y la radioterapia. Alternativamente, TULSA puede permitir el tratamiento no invasivo para la falla de radiación localizada.

El estudio también respalda el uso de la IRM para la monitorización posterior al tratamiento de pacientes que se someten a TULSA. La resonancia magnética al año después del tratamiento tuvo un valor predictivo negativo del 93 al 96% para detectar el cáncer residual, lo que significa que fue muy preciso para descartar la recurrencia de la enfermedad en los pacientes.

Farmacias abiertas y de urgencia más cercanas
AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies. Aceptar Más información