Tanto la episiotomía como los desgarros leves suelen cicatrizar correctamente al cabo de 7 o 10 días.

FUENTE: 20 Minutos

Hace algunas décadas, las episiotomías (corte realizado en el tejido perineal en el momento del expulsivo para ensanchar la salida vaginal y evitar desgarros) eran una práctica rutinaria en casi todos los partos. Por suerte, esto ha cambiado y, aunque todavía se practican con demasiada frecuencia, en la actualidad las recomendaciones son que sólo se realicen en los casos en los que se sospeche que pueda haber un desgarro que afecte al ano o a su esfínter o a la musculatura rectal, los que conocen como desgarros de grados III o IV.

Si se sospecha que el desgarro puede ser de grados I y II, es decir, que afecta a la piel y a la mucosa vaginal o a la musculatura perineal no haría falta. Y es que, a pesar de que sea creído durante años, la episiotomía generalizada ni previene los desgarros, ni cura mejor ni previene el daño cerebral en los niños, como apuntan en la web, El Parto es Nuestro Es más, podría ser incluso más perjudicial realizar una episiotomía que un desgarro de grado leve, pues puede provocar dolor en la relaciones sexuales posteriores (dispareunia) y, a largo plazo, defectos en el suelo pélvico.

Cómo cuidarlas para evitar complicaciones

Si después del parto de ha producido un desgarro o se ha tenido que practicar una episiotomía, algo más común en las primíparas (madres primerizas), ambas heridas requieren de un cuidado especial, pues en los dos casos será necesario realizar puntos de sutura para reparar y mejorar la cicatrización. Estos cuidados son básicamente los mismos, así como las molestias que ocasionan y el tiempo de recuperación. Según la Guía Los Consejos de tu matrona, elaborado por la Asociación Española de Matronas, para que sanen correctamente se debe:para que sanen correctamente se debe:

  • Mantener la herida siempre limpia y seca.
  • Mantener los hábitos de higiene habituales, pero evitando el baño, al menos los primeros días
  • Lavar la zona después de orinar y defecar, pero sin realizar baños de asiento, sino dejando correr el agua y con un jabón neutro. No hace falta que sea antiséptico ni específica.
  • Realizar siempre el lavado a chorro y en dirección de la vagina al ano, nunca en sentido contrario. Se deber secar muy bien con una compresa o gasa, pero sin arrastrar. Es mejor no usar papel higiénico.
  • Cambiarse de compresa -mejor de algodón- con mucha frecuencia (mejor que sean de algodón).
  • No utilizar braguitas sintéticas ni pantalones ajustados.
  • Evitar estar mucho tiempo de pie para eliminar la tensión en la región perineal.
  • Realizar periódicamente ejercicios relajando y contrayendo los músculos perineo-pélvicos para estimular la circulación y el tono muscular.
  • Evitar el uso de tampones.
  • Evitar las relaciones sexuales en las semanas siguientes.
  • Para aliviar el dolor y las molestias, se puede recurrir a algún de analgésico, como el paracetamol o el ibuprofeno.

Si no hay ninguna complicación, tras 7 o 10 días, las heridas deberían sanar y cicatrizar correctamente.

También puede ayudar tomar algún tipo de laxante o elevar el consumo de fibra y agua para evitar el estreñimiento y facilitar la expulsión de las heces y que se produzcan menos molestias en la zona.

Estos consejos no son los mismos si se produce un desgarro de grado III o IV, que comprometa el músculo alrededor del ano o el recto. Se trata de problemas más complejos que requerirán un tratamiento postoperatorio mas específico.

En cualquier caso, habría que acudir al médico si el dolor aumenta, si la herida sangra o parece abrirse o si se produce un olor desagradable.

Cómo se previenen

Para reducir las posibilidades de desgarros y episiotomías, durante el embarazo las matronas aconsejan actuar en dos frentes:

  • Hacer a diario ejercicios para tonificar el periné, los conocidos ejercicios Kegel.
  • A partir de la semana 32 de embarazo, realizar majases perianales al menos dos veces a la semana con algún tipo de aceite para favorecer la elasticidad del suelo pélvico.
Farmacias abiertas y de urgencia más cercanas
AVISO DE COOKIES: Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos indicados en nuestra Política de Cookies. Aceptar Más información