La reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, por sus siglas en inglés), que se celebra de forma virtual, debate los principales avances en el tratamiento clínico del cáncer confirmándose, un año más, que la medicina de precisión sigue siendo la vía más efectiva para combatir los tumores, en especial los de pulmón, vejiga o colorrectal.

FUENTE: EFE Salud

La cita mundial de la oncología, que se celebra de forma virtual por primera vez en su historia a causa de la pandemia de coronavirus, acoge este domingo la sesión plenaria de ASCO 2020 donde se presentan los avances más destacados contra el cáncer.

En esta 56 edición, que concluye este domingo tras tres días de intensas sesiones telemáticas, se han presentado 2.215 estudios. Estos son los más relevantes:

Colorrectal: La imnunoterapia, un probable cambio de paradigma

Por primera vez en el tratamiento del cáncer colorrectal metastásico, un fármaco de inmunoterapia en primera línea de tratamiento ha demostrado ser más eficaz que el tratamiento estándar de quimioterapia y anticuerpos monoclonales, lo que podría suponer un cambio de paradigma en el tratamiento de estos pacientes.

Así lo recoge el estudio KEYNOTE-117 que ha demostrado que el fármaco de inmunoterapia pembrolizumab (de la compañía Merck) administrado en monoterapia, es decir sin quimioterapia añadida, demuestra ser eficaz y seguro como primera línea en el tratamiento del cáncer colorrectal metastásico.

El Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) de Barcelona ha sido uno de los centros que ha participado en esta investigación que se dirige a un grupo concreto de pacientes, los que presentan inestabilidad de microsatélites, una alteración en el ADN de ciertas células.

“En torno a un 15% de los tumores colorrectales presentan esta alteración molecular. Cuando la enfermedad es metastásica, es decir, diseminada, este porcentaje es inferior pero también podría suponer un peor pronóstico”, explica Elena Élez, oncóloga en el Hospital Universitario Vall d’Hebron e investigadora del Grupo de Tumores Gastrointestinales y Endocrinos del VHIO.

El estudio, en el que han participado un total de 307 pacientes, constató una mejora en el tiempo libre de progresión de la enfermedad al pasar de 8,2 meses en el tratamiento estándar a 16,5 meses con la inmunoterapia, más del doble de tiempo.

“También se ha podido ver que la tasa de respuesta confirmada al tratamiento era superior, pasando del 33% en la terapia estándar al 43% con pembrolizumab”, según la doctora Elena Élez.

Respecto a la tolerancia del tratamiento, solo el 22% de los pacientes que recibieron el tratamiento de pembrolizumab presentó algún tipo de evento adverso. En cambio, esta tasa subió hasta el 66% en los pacientes que siguieron el tratamiento estándar que incluye quimioterapia.

“Nos encontramos ante un cambio de paradigma en el tratamiento del cáncer colorrectal avanzado. El conocimiento de la biología molecular de estos tumores es fundamental en el desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas, logrando no solo una franca mejoría en supervivencia sino también mejorando el perfil de toxicidad y efectos secundarios de los pacientes”, resume la oncóloga.

Vejiga: Primer estudio de selección genética de pacientes

ASCO ha seleccionado un estudio español sobre cáncer de vejiga entre los cuatro mejores sobre este tumor que han concurrido y que ha presentado en sesión oral el oncólogo Enrique Grande, jefe del Servicio de Oncología Médica de MD Anderson Cancer Center Madrid, un proyecto que cuenta con el respaldo de la Fundación Cris contra el Cáncer.

El estudio DUTRENEO es una investigación pionera a nivel mundial al seleccionar a los pacientes para decidir qué tratamiento es el más adecuado en función del perfil genético de cada tumor analizados en una plataforma genética.

“Supone un primer paso fundamental en el camino de la personalización de los tratamientos de cáncer vejiga y el descubrimiento nuevos biomarcadores para el desarrollo de terapias más seguras y efectivas”, según un comunicado.

De este modo, aquellos pacientes cuyo perfil molecular resultó ser “frío” para genes relacionados con la inflamación, fueron tratados con la quimioterapia clásica estándar, mientras que aquellos que resultaron tener una firma “caliente o inflamada”, recibieron inmunoterapia.

“La inmunoterapia ha cambiado completamente el pronóstico y las expectativas de los pacientes con cáncer de vejiga en los cuales ya se ha visto la existencia de metástasis”, señala el doctor Enrique Grande.

“Lo más importante -añade- es que el cambio no sólo viene de la mano de algo tan importante como aumentar la supervivencia de los pacientes como tal, sino que es capaz de mejorar la calidad de vida de los pacientes y existe la posibilidad de reducir el tamaño de dichas metástasis y que esa reducción se mantenga en el tiempo durante meses o incluso años”.

Actualmente, sólo un 20-25% de los pacientes en los que ha aparecido metástasis van a estar vivos a los 5 años del diagnóstico.

El estudio se desarrolla en diez hospitales universitarios españoles con la participación de oncólogos médicos, urólogos, radiólogos y patólogos que se coordinan con el laboratorio de biología molecular central del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).

Cáncer de vejiga metástásico: Mayor prolongación de supervivencia

Otro de los estudios presentados en la sesión plenaria de ASCO demuestra la mayor prolongación de la supervivencia conseguida hasta ahora en cáncer de vejiga localmente avanzado o metastásico al utilizar la inmunoterapia avelumab, de Merck, como tratamiento de mantenimiento después de la quimioterapia.

Se trata de un ensayo aleatorizado de fase III con 700 pacientes en la que se mejorado la supervivencia general en siete meses en estos casos avanzados o metastásicos no operables.

Pulmón: Terapia dirigida mejora supervivencia libre de enfermedad

El tratamiento con terapia dirigida osimertinib (de Astrazenca) después de la cirugía para el cáncer de pulmón de células no pequeñas localizado (CPNM) con una mutación del receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR) mejoró significativamente la supervivencia libre de enfermedad.

El estudio ADAURA en fase III, incluido en el programa de la sesión plenaria de ASCO, demuestra que los pacientes con tumores con estadio II-IIIA que recibieron osimertinib, el 90% estaban vivos a los dos años sin recurrencia del cáncer, en comparación con el 44% que recibieron un placebo.

En los pacientes en estadio II-IIIA, el riesgo de recurrencia de la enfermedad o muerte se redujo en un 83% para los pacientes tratados con osimertinib adyuvante después de la cirugía en comparación con el placebo.

Farmacias abiertas y de urgencia más cercanas
AVISO DE COOKIES: Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos indicados en nuestra Política de Cookies. Aceptar Más información