El calor puede agravar algunos problemas circulatorios, entre los que se incluyen las varices.

El calor puede agravar algunos problemas circulatorios, entre los que se incluyen las varices, que se forman cuando no existe un retorno correcto de la sangre desde diferentes partes del cuerpo al corazón, dando lugar a la insuficiencia venosa y originando una dilatación anormal de una vena que deriva en diversos síntomas y problemas.

Cabe señalar que el sistema circulatorio está compuesto de venas y arterias que juegan un papel fundamental, puesto que transportan la sangre desde el corazón al resto del cuerpo (arterias) y desde los diferentes órganos de vuelta al corazón (venas). El retorno de la sangre se debe a la acción de las válvulas que están situadas en las paredes de las venas, ya que, con su forma semilunar, impiden el retroceso de la sangre y permiten el flujo de esta hacia el corazón.

En ocasiones, las venas pueden tener un daño en las válvulas que impide que cierren correctamente. Sumado al calor, las piernas pierden elasticidad, dilatándose y favoreciendo la separación de las válvulas. Esto tiene como consecuencia que la sangre se acumule, lo que se manifiesta en la formación de varices. Estas pueden darse en diferentes partes del cuerpo como en las piernas (varices propiamente dichas) y la zona anal(hemorroides).

Varices en las piernas

Las personas que tienen varices suelen experimentar pesadez, dolor de piernas, hormigueo, hinchazón, calambres y venas varicosas. En concreto, las venas varicosas están presentes en aproximadamente un tercio de la población mundial entre 18 y 64 años, con una prevalencia que aumenta durante el embarazo hasta un 72%.

Para asegurar la circulación de la sangre en las piernas, hay dos sistemas que permiten el flujo de sangre en dirección ascendente al corazón. El primer sistema se basa en las válvulas, mientras que el segundo sistema está formado por los músculos. Al encontrarse las venas entre los músculos, con cada paso se produce una contracción muscular que las comprime, dando lugar a un movimiento ascendente de la sangre. Sin embargo, el sistema de válvulas pierde eficacia durante el verano impidiendo la correcta circulación de la sangre.

Además del calor, existen otros factores de riesgo para la aparición de las varices como el sexo (las mujeres tienen mayor riesgo respecto a los hombres), la edad (a mayor edad, mayor riesgo), la obesidad, el sedentarismo, permanecer muchas horas de pie, el embarazo y algunos medicamentos (como por ejemplo los anticonceptivos orales).

Aunque hay factores sobre los que se pueden actuar para mejorar las varices como, por ejemplo:

  • Evitar permanecer mucho tiempo de pie o sentado o con las piernas cruzadas. Para ello se recomienda la elevación de las piernas durante 30 minutos de 2 a 3 veces al día.
  • Caminar de forma activa durante 30 a 60 minutos al día.
  • Mantener un peso adecuado.
  • Duchas frías cuando están cargadas.
  • Llevar a cabo una dieta sana y equilibrada.
  • Uso de ropa holgada y zapatos con poco tacón (3-4 cm), evitando aquellos planos o con mucho tacón.

Actualmente se utiliza la terapia compresiva basada en las medias de compresión. Hay diferentes longitudes dependiendo de las necesidades de la persona. Algunas se colocan desde el tobillo al muslo y otras solamente hasta la rodilla. Se deben utilizar desde primera hora de la mañana y con una duración máxima de 3 a 6 meses. Además, según la compresión podemos encontrar estos tipos:

  • Compresión ligera (clase I). Para prevenir la trombosis venosa profunda en pacientes con varicosidades mínimas y sin encamar.
  • Compresión media (clase II). Como prevención de trombosis venosa profunda para pacientes de alto riesgo con insuficiencia venosa crónica, no encamado, tromboflebitis, tras una cirugía de varices y curación de una úlcera.
  • Compresión fuerte (clase III). Cuando la persona presenta una insuficiencia venosa crónica avanzada y tiene un edema reversible.
  • Compresión extrafuerte (clase IV). Para una insuficiencia venosa crónica avanzada y con edema reversible.

El médico prescribirá unas medias de compresión según las necesidades de la persona.

Hemorroides

Popularmente conocidas como almorranas, las hemorroides son en realidad dilataciones a modo de nódulos varicosos de las venas del plexo hemorroidal, que contiene un conjunto de venas y arterias pequeñas que irrigan con sangre la zona anal y que, cuando se dilatan, incrementan su volumen. Esto da lugar a las hemorroides que, son comunes durante el embarazo, el estreñimiento crónico, la diarrea o por envejecimiento.

Sin embargo, no todas las hemorroides son iguales, ya que varían según sus síntomas y su localización (internas o externas). Las internas generalmente se detectan cuando percibimos sangrados en las deposiciones y no se pueden observar, ya que se prolapsan a través del ano. Tienen un menor número de fibras nerviosas por lo que el dolor no es significativo. Según el prolapso, se distinguen diferentes grados:

  • Grado I: no se prolapsan.
  • Grado II: durante el esfuerzo defecatorio se prolapsa para cuando se termina, desaparece.
  • Grado III: durante el esfuerzo defecatorio se prolapsa pero se reducen con una reducción digital.
  • Grado IV: el prolapso se mantiene.

En cambio, las hemorroides externas están alrededor del año y son fácilmente detectables ya que el paciente siente dolor al estar cubiertas por un mayor número de fibras sensitivas.

No siempre es posible prevenir las hemorroides ya que existen factores hereditarios. Sin embargo, se pueden evitar siguiendo las siguientes medidas:

  • Corrigiendo los hábitos de vida, evitando el sedentarismo, incrementando el ejercicio y, de esta forma, evitar la obesidad.
  • Realizar una higiene local realizando baños de asiento con agua tibia durante 15 minutos (2 o 3 veces/día). también se recomienda aplicar frío en la zona durante la fase aguda.
  • Regularizar la función intestinal:
    • Incrementar la fibra y líquidos de la dieta (previniendo el estreñimiento) con una mayor cantidad de fruta y verdura durante las comidas.
    • Evitar alcohol, comidas picantes y xantinas (café, té, chocolate…).
    • Evitar esfuerzos al defecar.
    • Reducir el tiempo que se permanece sentado en el inodoro.
    • Disminuir el tiempo entre deseo y acto de defecar.
    • Evitar diarreas crónicas.

A lo largo del embarazo, se deben seguir exclusivamente las medidas higiénico-dietéticas y durante la lactancia, además, se pueden utilizar los productos astringentes y vasoprotectores, aunque, se recomienda consultar con el médico ante cualquier duda.

Tratamiento para las alteraciones vasculares

En concreto, el tratamiento farmacológico para las hemorroides se basa en el uso de analgésicos y antiinflamatorios para paliar los síntomas, así como la aplicación de fármacos de forma localizada (vía tópica) con el uso de pomadas. Existe una amplia gama de tratamientos tópicos y muchos están compuestos por la combinación de los siguientes ingredientes:

  • Corticosteroides. Las pomadas con corticoides se utilizan como antiinflamatorio. Se debe tener en cuenta que pueden producir irritación local y retrasar la curación de las heridas, por lo que no se recomienda cuando sangran.
  • Anestésicos locales. Estos se aplican en la zona perianal para reducir el dolor y las molestias. No se recomienda la aplicación sobre la mucosa directamente.
  • Vasoconstrictores. Reduce la cantidad de sangre irrigada a los plexos por lo que se hacen más pequeñas. Ejercen también un efecto anestésico.
  • Astringentes. Actúan reduciendo la irritación local e inflamación.
  • Protectores. Estos forman una barrera protectora y pueden ser utilizados interna y externamente a excepción de la glicerina que es exclusivamente de uso externo.
  • Ruscogenina. Tienen propiedades antiinflamatorias locales y efecto venotónico, reduciendo la permeabilidad capilar y reforzar la pared vascular.
  • Otros como mentol y levadura de cerveza.

Para el tratamiento de la mejora del edema, sensación de pesadez y otros síntomas asociados a la IVC, se indican los fármacos venotónicos que engloban:

  • Oxerutinas/rutósidos, que son una mezcla de flavonoides semisintéticos que reduce los síntomas asociados a la IVC.
  • Fracción flavonoica purificada y micronizada con diosmina y otros flavonoides expresados en hesperidina, se recomienda una duración máxima de 2 a 3 meses de tratamiento.

Además, entre las plantas medicinales con mayor evidencia científica para el tratamiento de problemas venosos, destacan el castaño de indias, el rusco y la centella asiática. Especialmente estos dos primeros con efectividad en varices y hemorroides principalmente por las propiedades venotónicas, vasoconstrictoras, vasoprotectoras y antiedematosas. A continuación, se detalla sobre estas plantas medicinales:

  • Las semillas y corteza del Aesculus hippocastanum L., comúnmente conocido como castaño de indias, está aceptado por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) para el tratamiento de la insuficiencia venosa crónica, así como su uso tradicional indicado para trastornos venosos leves. Estas tienen actividad antiedematosa, antiinflamatoria y propiedades venotónicas.
  • La Cooperativa Científica Europea en Fitoterapia (ESCOP) indica que, cuando la centella asiática, Centella asiática (L.) Urban se administra por vía tópica, está indicada para patologías venosas como insuficiencia venosa crónica, venas varicosas e hipertensión venosa.
  • El uso tradicional del rizoma y raíces de rusco (Ruscus aculeatus L.), está aprobado por la EMA, por su efecto vasoconstrictor y al tonificar el endotelio venoso. De esta forma, alivia los trastornos venosos leves como pesadez, cansancio, hormigueo, inflamación y dolor de las piernas, así como el escozor y picar causado por las hemorroides.

Junto a las mencionadas anteriormente, existen otras drogas vegetales que también tienen propiedades beneficiosas para varices y hemorroides, que se resumen a continuación:

  • Hamamelis (Hamamelis virginiana L.): síntomas hemorroidales.
  • Hoja de la uva (Vitis vinífera L.): tratamiento de IVC y sus síntomas.
  • Meliloto (Melilotus officinalis (L.)Pall.): trastornos circulatorios venosos menores.
  • Grosello negro (Ribes nigrum L.): indicado para la varices, hemorroides y flebitis.
  • Gálbulos del ciprés (Cupressus sempervirens L.) para venopatías y úlceras varicosas.
  • Fruto del arándano (Vaccinium myrtillus L.) tiene propiedades venotónicas beneficiosas para la IVC.
  • Corteza del pino marítimo (Pinus pinaster Ait.) conjunta vía oral y tópica sirve para trastornos varicosos y hemorroidales.

La fitoterapia ha demostrado ser un tratamiento efectivo en trastornos hemorroidales y varicosos. Es por ello por lo que los tratamientos fitoterápicos, junto con un cambio en el estilo de vida y la incorporación de las medidas higiénico dietéticas mencionadas, son una forma de mejorar las varices desarrolladas. Sumado a que el farmacéutico es el profesional sanitario ligado por su experiencia y conocimiento en fitoterapia es quien recomendará con mayor seguridad en relación con las plantas medicinales.

Farmacias abiertas y de urgencia más cercanas
AVISO DE COOKIES: Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos indicados en nuestra Política de Cookies. Aceptar Más información