FUENTE: Diario Médico

La Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) elaboró una encuesta on line anónima que se envió en el mes de mayo a todos sus socios en formación con el objetivo de conocer la situación de la formación de los farmacéuticos residentes en los diferentes hospitales de España durante la pandemia por SARS-CoV-2.

Uno de los resultados más destacados tiene que ver con la impresión mostrada por el 90% de los encuestados de que ahora estaría más preparado para afrontar de nuevo una situación de rebrote, dada la experiencia adquirida en el manejo de los pacientes, por haber diseñado a contrarreloj un modelo de organización del servicio para hacer frente a la situación y por la realización de protocolos farmacoterapéuticos y de gestión durante la crisis sanitaria.

El cuestionario constaba de 14 preguntas y se dividió en cuatro partes: datos demográficos y de año de formación, modificación del plan formativo (rotaciones, sesiones, cursos, jornadas, congresos), carga asistencial y responsabilidades, percepción y aportación profesional y personal. A esta encuesta contestaron un total de 237 residentes, siendo la participación bastante equilibrada según el año de residencia, aunque levemente superior en el caso de los residentes de primer año y menor en los de segundo año, explican desde la SEFH.

Respecto a las áreas más afectadas por la situación sanitaria, se realizó una pregunta abierta, teniendo en cuenta las diferentes áreas de cada hospital. Los participantes destacaron las áreas de Pacientes Externos y Unidosis, seguidas por Gestión y Farmacotecnia.

Finalmente, ofrecieron algunas razones por las que veían justificada la modificación del itinerario formativo. Entre ellas, el aumento de la carga asistencial y la saturación del sistema; las necesidades del servicio, entendiendo que las necesidades colectivas priman sobre las individuales, y poniendo por encima de todo las de los pacientes; la obligación de orientar los recursos disponibles a la gestión de las necesidades derivadas de la pandemia; la necesidad de cubrir la baja de compañeros que estaban infectados, y solventar la falta de personal; la lógica reorganización de las áreas de trabajo, incluyendo el teletrabajo; el aumento de las labores técnicas y administrativas, así como la urgencia de minimizar el riesgo de contagio, evitando las rotaciones clínicas en el hospital, y la obligación de adaptarse a las normativas impuestas por las instituciones.

José Mª Salas, coordinador del estudio y vocal de Residentes de la Junta de Gobierno de la SEFH, ha afirmado que, "durante los meses de marzo, abril y mayo se ha vivido en España y en el mundo una crisis sanitaria sin precedentes, en la que los servicios de Farmacia Hospitalaria, al igual que el resto del sistema sanitario español, han visto aumentada su carga asistencial". Ante esta situación, y dado que la labor de los residentes ha sido, si cabe, más necesaria de lo habitual, han querido con esta encuesta "evaluar el impacto de la pandemia en su formación".

Farmacias abiertas y de urgencia más cercanas
AVISO DE COOKIES: Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos indicados en nuestra Política de Cookies. Aceptar Más información