Resuelve tus dudas en caso de brotes

La preocupación por la adaptación de los miembros más pequeños de la familia a nuevos entornos puede llegar a suponer una experiencia inquietante para los padres. Y si ello sumamos las nuevas circunstancias del COVID-19 puede resultar toda una incógnita que suma a los adultos en un mar de dudas y desconfianza. Si bien es cierto que pueden darse brotes dentro de las aulas, el propósito de este post es aclarar todas las dudas posibles que puedan pasar por la mente de los progenitores.

 

¿Qué sucede si…?

1. Un alumno inicia síntomas compatibles con la COVID-19 en el centro educativo

El profesor o responsable del centro educativo conducirá al afectado al “espacio COVID-19” indicado para el aislamiento, excepto si la persona es de riesgo. A continuación, se colocará una mascarilla quirúrgica a aquellos alumnos mayores de 6 años (y a ser posible a aquellos alumnos mayores de 3 años), siempre que no existan contraindicaciones para su uso.

Por supuesto, la persona que acompaña al alumno debe utilizar una mascarilla higiénica o quirúrgica. Si se diera el caso de que el alumno no puede utilizar una mascarilla quirúrgica, el acompañante debe equiparse con mascarilla FFP2 sin válvula, pantalla facial y bata desechable.

Por lo general, la recogida por parte de los padres o tutores será lo más rápida posible. En el caso de que se trate de un alumno mayor de edad deberá acudir a su casa individualmente. En ambos casos se intentará evitar, en la medida de lo posible, el transporte público.

Si sucediera que la persona afectada presenta síntomas graves de la enfermedad, se avisará al servicio de urgencias a través del teléfono 112 o se contactará con un centro de atención primaria para atender la urgencia.

2. Un alumno inicia síntomas compatibles con la COVID-19 fuera del centro educativo

Podría suceder que la aparición de sintomatología se diera fuera del ámbito escolar, por lo que los padres o tutores deben contactar directamente con el centro de atención primaria, de manera que las autoridades sanitarias les indiquen cómo proceder. En caso de que se confirme el COVID-19 positivo, se debe informar al centro educativo.

3. Un profesor del centro educativo inicia síntomas compatibles con la COVID-19 en el centro educativo

El profesor siempre informará al centro educativo de su situación de salud. Se dirigirá a su casa para su aislamiento y evitará en lo posible el transporte público. Asimismo, se pondrá en contacto con los servicios de prevención de riesgos laborales y el centro de atención primaria. En caso de que el docente presente síntomas graves de la enfermedad, se llamará al servicio de urgencias a través del teléfono 112 o se contactará con un centro de atención primaria para que atienda la urgencia.

4. Un profesor del centro educativo inicia síntomas compatibles con la COVID-19 fuera del centro educativo

Aún fuera del horario escolar, los profesores deben informar con la mayor celeridad posible si presentan síntomas compatibles con COVID-19, así como contactar con el centro de atención primaria para que se valore su situación. Además, se pondrá en contacto con los servicios de prevención de riesgos laborales.

5. Se confirma un caso de contagio de un alumno o un profesor

En cualquiera de los dos casos se debe comunicar lo antes posible a la comunidad educativa y a las autoridades sanitarias el caso confirmado después de que la prueba dé positiva.

El centro educativo elaborará una lista de contactos estrechos de los casos confirmados tanto en el aula como en el transporte, el comedor o las actividades extraescolares y la trasladará al centro de salud pública.

 

¿Cómo se llevarían a cabo cuarentenas, cierres parciales o totales de los centros?

  • Brote en un aula. Se produciría cuando hubiera tres o más casos confirmados de un único Grupo de Convivencia Estable (GCE) que tienen un vínculo epidemiológico entre ellos. Para controlar este brote, se procedería al aislamiento domiciliario, se identificarían y se pondrían en cuarentena los contactos del GCE o aquellos estrechos que no pertenezcan al GCE.

Si todos los casos pertenecen a un GCE, se suspenden las clases y se reanudan 14 días después. En cambio, cuando no pertenecen a un mismo GCE, continúan las clases presenciales para aquellos alumnos no clasificados como contactos estrechos.

  • Brote en varias aulas sin vínculos epidemiológicos. En el caso de que hubiera tres o más casos de GCE o grupos no GCE sin vínculo epidemiológico entre ellos, se aislarían en el domicilio los casos, se identificarían y se pondrían en cuarentena los miembros de cada GCE o contactos estrechos. Si se tratara de casos GCE, se suspenderían las clases y reanudarían 14 días después. En cambio, si no pertenecieran a un mismo GCE, continuarían las clases presenciales para aquellos alumnos no clasificados como contactos estrechos.

  • Brotes en varias aulas con vínculos epidemiológicos. Se daría si se detectaran varios casos en diferentes GCE con cierto grado de transmisión entre los distintos grupos, independientemente de la forma de la introducción del virus. Los alumnos afectados permanecerían en aislamiento domiciliario y se identificarían y se pondrían en cuarentena a aquellos que sean contactos estrechos. Las clases se mantendrían de forma normal a excepción de los grupos afectados.

  • Brotes en el contexto de una transmisión no controlada. En el caso de que se considere que haya una transmisión no controlada en el centro educativo, los servicios de salud pública evaluarán si es necesario el cierre temporal del centro educativo. Se procederá con un aislamiento de todos los casos y evaluación del cierre del centro educativo. Si este se cerrase, sería durante 14 días, pero podría variar en función de la situación epidemiológica (aparición de nuevos casos y nivel de transmisión). La reapertura del centro educativo se realizaría cuando se controlen los casos y no supongan un riesgo para la comunidad.

Lo más importante es que si cada familia respeta las normas estipuladas por las autoridades sanitarias para evitar el contagio del SARS-Cov-2, todas estas medidas hipotéticas no tendrían que ser necesarias. Recuerda, de ti depende tu salud y la de los demás. Informa a toda tu familia sobre la necesidad de seguir con las reglas básicas de seguridad para evitar la transmisión del virus y hagamos de los centros educativos y del resto de instalaciones públicas lugares seguros.

 

FUENTES:

  1. Lista de verificación: Planificar para las clases en persona. Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), 2020.
  2. Considerar la vuelta a la escuela. Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), 2020.
  3. Gestión de casos COVID-19 en los centros educativos de enseñanzas no universitarias de la Comunitata Valenciana durante el curso 2020-2021. Generalitat Valenciana, Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública.
Farmacias abiertas y de urgencia más cercanas
AVISO DE COOKIES: Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos indicados en nuestra Política de Cookies. Aceptar Más información