Científicos de Estados Unidos implantan con éxito (en ratas) cápsulas de tejido ovárico fabricadas en el laboratorio que devuelven la función hormonal

Fuente: ABC

Sofocos, aumento del colesterol, sobrepeso, osteoporosis, mayor riesgo cardiovascular, diabetes, molestias al mantener relaciones sexuales y descenso de la libido... No hay muy buenas noticias para las mujeres que abandonan su etapa fértil y entran en la menopausia. La pérdida de la función ovárica provoca también una caída hormonal que es responsable de esta cascada de síntomas. Ya hay medicamentos (terapia hormonal sustitutiva) que intentan compensar la ausencia de estrógenos y progestágenos, pero no son perfectos. La alternativa podría venir de la medicina regenerativa.

Uno de los equipos pioneros en generación de órganos en el laboratorio, el grupo del Centro Médico Wake Forest en Estados Unidos, ha desarrollado un ovario casi artificial pensado para restaurar la función hormonal de las mujeres que entran en la menopausia. «En lugar de que el paciente tome una dosis de medicamentos cada día, el tratamiento está diseñado para secretar hormonas de forma natural en función de las necesidades del organismo», explica Emmanuel Opara que junto Anthony Atala describen su experimento en la revista «Nature Communications».

Opara y Atala creen que la terapia hormonal sustitutiva que toman cientos de miles de mujeres en el mundo es «demasiado simple». Consiste en reponer estrógenos, progesterona o una combinación de estas hormonas femeninas. Su propuesta es crear cápsulas de tejido ovárico que, una vez implantadas, pueden suplir la enorme variedad de hormonas perdidas cuando el ovario deja de funcionar.

Estas cápsulas creadas en el laboratorio apenas tienen medio milímetro de grosor y están fabricadas con capas de células ováricas que imitan la estructura de los folículos de los ovarios. Se utilizaron células que están en los ovarios (teca y granulosa). Aún no se ha implantado en ninguna mujer, pero han conseguido una prueba de concepto de que su tratamiento puede funcionar tras injertarlo en ratas.

El siguiente paso es probarlo en pacientes reales. La duda es si las mujeres que empiezan a tener síntomas de la menopausia tendrán suficientes células para empezar a fabricar las cápsulas y obtener los ovarios bioartificiales en mujeres cuyos ovarios ya no funcionan.

AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies. Aceptar Más información